Casas Bioclimáticas de Madera

- Una nueva técnica permite construir casas bioclimáticas unifamiliares de madera

- Se trata de edificaciones de primera calidad, destinadas a primera vivienda

- La construcción se realiza con un doble panel de madera laminada, que puede recubrirse de piedra o ladrillo

- Lejos de las tradicionales casas de madera, más orientadas a un uso lúdico y de segunda vivienda, una nueva técnica permite construir casas unifamiliares de primera calidad íntegramente en este material. Ideado en Navarra y en proceso de obtención de la patente internacional en 140 países, este sistema es completamente sostenible y bioclimático.
Una de las características fundamentales de estas construcciones es la robustez, que pocas veces se asociada a viviendas de madera. Ésta se obtiene gracias al sistema de dobles paneles de madera laminada, que están unidos por un herraje metálico. Cada panel mide 6 centímetros, mientras que el herraje interior es de 22 centímetros como mínimo. Además, el grosor varía en función de la largura del muro. Así, cuanto más larga es la pared, más anchos los herrajes que la refuerzan. A su vez, el interior entre ambos paneles se rellena de aislantes, tanto para el ruido, como la humedad e, incluso, de materiales ignífugos.


"No se trata de casas prefabricadas, ni mucho menos, sino de viviendas de gran calidad que pueden diseñarse a gusto del propietario", apuntan desde la consultoría Izcue y Asociados, que gestiona la puesta en marcha de esta nueva técnica. Basadas sobre todo en madera de pino y abeto, estas construcciones se realizan sobre unos cimientos de hormigón, que se colocan a 50 centímetros de profundidad, mientras que las casas canadienses no están ancladas en el terreno sino que se levantan sobre él.


Esta técnica, que cumple con todos los requisitos del Código Técnico de Edificación, está pensada fundamentalmente para viviendas unifamiliares de un máximo de planta baja y dos alturas. Al margen de esta limitación, el diseño está completamente abierto a las demandas de los propietarios. Además, la fachada puede revestirse de ladrillo caravista o piedra, sin que ello suponga un perjuicio para las características de este tipo de vivienda.


El hecho de utilizar la madera como base constructiva convierte a estas viviendas en bioclimáticas y sostenibles. El ahorro energético es uno de sus puntos fuertes, ya que la madera confiere a la casa una inercia térmica de 19 grados durante todo el año. Esta temperatura constante hace que el gasto en calefacción y en aire acondicionado sea menor en las casas tradicionales.
Además, la madera que se utiliza en la construcción de estos unifamiliares proviene de bosques de tala sostenible. Esto significa que por cada árbol que se tale para realizar la vivienda se replantará uno nuevo.


Construcciones diferentes


Esta nueva técnica permite realizar casa completamente diferentes a las que actualmente se construyen en Navarra. "Pasamos del cemento y el hormigón a una casa sostenible que reporta ventajas tanto a los usuarios como a los promotores", añaden desde Izcue y Asociados. Al margen del ahorro energético, la madera reporta un aislamiento acústico natural, además de absorber la humedad. También su construcción es mucho más rápida que la de una vivienda de ladrillo. "Si de normal una casa se construye en doce meses, estos unifamiliares de madera pueden estar listos en seis", aclaran desde la consultoría. En cuanto al precio, su coste es similar.


"La demanda social es fundamental para que esta técnica se ponga en marcha y para ello estamos buscando socios que nos ayuden a desarrollar el proyecto y lanzarlo", manifestaron desde Izcue y Asociados, al mismo tiempo que apuntan que estas viviendas suponen "un concepto nuevo de construcción, más respetuoso con el medio ambiente pero de gran calidad".

No hay comentarios: