Sistema Vac-Vac

Este sistema emplea agentes químicos que no necesitan presión para impregnarse en la madera. Normalmente se utiliza para maderas de permeabilidad media. El proceso a seguir es similar al Rüping.



Se introduce la madera dentro de la cámara de impregnación, realizándose un vacío inicial. La cámara de impregnación se llena completamente con la solución protectora, hasta que la madera quede completamente sumergida. En este punto se elimina el vacío con lo que se retorna a la presión atmosférica, estado en el que la madera permanece un espacio prolongado de tiempo, mayor si el grado de protección buscado es mayor. A continuación se realiza un segundo vacío en que la intensidad y tiempo de mantenimiento de la pieza dentro del líquido protector es mayor que en la primera inmersión. A continuación se restablecen las condiciones de presión atmosférica y se extrae el líquido protector sobrante del segundo vacío.


A continuación la madera se lleva a la cámara de tratamiento. Donde se impregna con protectores en disolvente orgánico, preferentemente de características insecticidas, fungicidas y repelentes al agua. Con esta capa de protector se deja secar para permitir la evacuación del disolvente sobrante, al menos 15 días para escuadrías de 5cm en maderas de densidad media. Posteriormente, y con la madera completamente seca, se puede pintar o barnizar.


El disolvente es un material con un precio relativamente elevado como el cloruro de metilo y por ello suele recuperarse, para ello el proceso a seguir suele ser el calentamiento con aire durante dos horas de la madera previamente impregnada en cámara.


Existe una variante de este sistema, en que se aplica presión de forma parcial en la fase intermedia, se trata de una presión baja de 2kg/cm2, durante el periodo de inmersión.


 


En piezas más pequeñas se suele utilizar un sistema más antiguo de sistema Vacío-Vacío en que la impregnación se realiza en un autoclave de sección circular y sin el empleo de presión. El sistema es muy similar al anterior: la pieza se introduce en la cámara de impregnación, se realiza un vacío inicial, se pulveriza con el protector, mediante nebulizado con boquillas colocadas cubriendo la totalidad de la superficie de la madera, retorno a la presión atmosférica y extracción de la madera tratada.




En el sistema vacío-vacío, la sección de impregnación es rectangular, con las ventajas de que puede utilizarse cualquier tipo de protector, se pueden realizar dos y tres ciclos hora, no produce emisiones tóxicas, necesita únicamente de 60 a 701 de. de protector en el tanque por tanto se gasta menos cantidad de producto, no se evapora el disolvente protector. Sin embargo presenta la desventaja de que el grado de protección logrado es menor que en otros sistemas con autoclave.


1 comentario:

mayra velazquez dijo...

Gracias me fuiste de gran ayuda!